Sobre la protección del agente comercial: lo que pudo ser y no fue

Uno de las principales figuras en el ámbito de la contratación mercantil es la del agente comercial que ya hemos tratado en otras entradas, foco de numerosos conflictos comerciales.

En este caso, me gustaría destacar un aspecto de la regulación contenida en la Ley del Contrato de Agencia como es la falta de protección para garantizar el principal derecho del agente, como es la percepción de la comisión o remuneración.

Esta omisión según Soria Ferrando[1], que ha estudiado esta situación en el Derecho comparado, choca con lo previsto en Alemania y en Italia por ejemplo, que establecen medidas de algún tipo para el aseguramiento de este derecho. Esta realidad podría haber cambiado si la LCA hubiera acogido alguna de las propuestas que El Consejo General de Colegios de Agentes Comerciales señaló en su Borrador durante la tramitación de la Ley:

  • Un derecho de retención de los efectos entregados por el empresario en depósito, así como de los pagos realizados por clientes a favor del propio empresario.
  • La consideración de preferenciales y singularmente privilegiados de los créditos del agente, por razón de retribución.

thames-641963_640

El derecho de retención es un tipo de derecho que ya está configurado en numerosos contratos civiles a favor de mandatarios, depositarios, ejecutores de obra en cosa mueble…  y podría ser un mecanismo que otorgaría una mayor fuerza negociadora a los agentes comerciales, cumpliendo la misión tuitiva que otras legislaciones sí contienen y que su falta en la normativa española deja algo huérfanos a estos profesionales en los momentos de terminación de la relación contractual ante retenciones injustificadas de comisiones, etc..

La segunda medida se refiere lógicamente a la introducción de dicho privilegio dentro de las reglas de concurrencia y prelación de créditos. En la época en que fue propuesta -inicios de los 90- no existía ni siquiera la actual Ley Concursal, pero en cualquier caso se trata de una propuesta más complicada de asumir y que hoy en día con las reformas que se han producido en este materia consistentes en realizar “podas” de privilegios, no tiene ningún viso de llegar a concretarse .

La LCA como decimos no acogió ni una ni otra propuesta, ni está previsto la adopción en el corto plazo de ninguna otra al respecto.

Además de lo dicho, esta falta de previsión de la LCA, se complementa con lo expuesto en el art.18 LCA que señala que salvo pacto en contrario el agente no tiene derecho a solicitar reembolso de gastos del principal por el ejercicio de su actividad profesional.

[1] El agente de comercio, (La Directiva de 18 de diciembre de 1986 y su incorporación al Derecho español, La Ley 12/1992 de 27 de mayo sobre contrato de agencia), Ed. Tirant lo Blanch, 1996, Pág. 105 ss.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s