Sobre la remuneración del agente comercial

Una de las cosas que más me ha sorprendido cuando empecé tratar conflictos comerciales relacionadas con los contratos de agencia o de distribución fue régimen para percibir la comisión que perciben los agentes, y me refiero a lo dispuesto en el art.12.1b) de la Ley del Contrato de Agencia.

Art.12.1. Por los actos y operaciones que se hayan concluido durante la vigencia del contrato de agencia, el agente tendrá derecho a la comisión cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

  • a) Que el acto u operación de comercio se hayan concluido como consecuencia de la intervención profesional del agente.
  • b) Que el acto u operación de comercio se hayan concluido con una persona respecto de la cual el agente hubiera promovido y, en su caso, concluido con anterioridad un acto u operación de naturaleza análoga.”

El régimen de los agentes comerciales en cuanto a la comisión no debe confundirse con el de los agentes inmobiliarios u otras categorías residuales en tanto en cuanto la comisión sólo se devenga con la finalización de la operación, acto u operación.

Es decir, aparece configurada tradicionalmente como una obligación de resultados; a diferencia del estatuto del agente inmobiliario para el cual la jurisprudencia viene señalando que se devengará su derecho simplemente acreditando su actividad mediadora en la búsqueda de un comprador según las órdenes dadas por el vendedor aunque luego la operación no se consume, siempre por causas distintas de su voluntad.

Si atendemos al párrafo mencionado no sólo podrá obtener su remuneración por los actos u operaciones de comercio sino también cuando vigente el contrato el empresario concierte operaciones con otros respectos de los cuales el agente ya hubiera concluido otras anteriormente. Se constituye aquí una verdadera presunción de que las operaciones realizadas con clientes a los que con anterioridad había tratado el agente devengan comisión para éste, aunque en realidad la segunda o siguientes operaciones no se hayan realizado gracias a su actividad. Además desde el punto de vista procesal será muy complicado destruir dicha especia de presunción.

Es éste uno de los elementos de protección del agente comercial. Y bastaría cualquier documento acreditativo de esa operación comercial anterior desde el punto de vista probatorio- facturas fundamentalmente, documentos relativos, presupuestos, etc.-.

También el mismo artículo en el párrafo 2º viene a establecer una conclusión similar pero en este caso con base en la concesión en exclusiva para una zona geográfica.

El artículo 12.2 señala: “Cuando el agente tuviera la exclusiva para una zona geográfica o para un grupo determinado de personas, tendrá derecho a la comisión, siempre que el acto u operación de comercio se concluyan durante la vigencia del contrato de agencia con persona perteneciente a dicha zona o grupo, aunque el acto u operación no hayan sido promovidos ni concluidos por el agente.”

Aunque en este caso a nuestro juicio, el párrafo no tiene tanto por base otorgar una protección superior, para restaurar un supuesto desequilibrio entre el empresario, -que se podría negar a pagar la comisión en el caso anterior-, y el agente, sino en garantizar el cumplimiento de las cláusulas de exclusividad de los contratos.

Y ello -como tiene señalado el Tribunal Supremo ,Sent. 18-6-2006- aunque la cláusula de exclusividad no conste por escrito, lo que deja un importante espacio de margen para el agente para acreditar por medio de los distintos medios de prueba que actuaba únicamente en una zona territorial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s