La regla de la “par conditio creditorum” en el concurso del Real Betis.

El del Real Betis es el tercer concurso de acreedores de entidades deportivas en el que me detengo en blog. Y ello a pesar de que se sigue esperando a día de hoy, Marzo de 2016 la sentencia relativa a la calificación del concurso. Cuestión en la que nos hemos detenido en los concursos de acreedores de la Real Sociedad y el Racing de Santander.

¿Y entonces por qué voy a hablar del concurso de acreedores del Real Betis? Porque sí se tramitó un incidente concursal de interés, que llegó hasta el Tribunal Supremo (STS 17-2-2015) y que de una forma algo divulgativa (para los no conocedores de la materia concursal en profundidad) nos permite ver la aplicación de una regla tan vieja como la del art.1292 del CC que dice en definitiva que son rescindibles los pagos hechos en estado de insolvencia por cuenta de obligaciones a cuyo cumplimiento no podía ser compelido el deudor al tiempo de hacerlo”. Con unos antecedentes históricos en los que quizá me detenga en otra entrada.

¿Qué quiere decir esto? Que cuando el deudor se encuentra en un procedimiento de “suspensión de pagos” llamado antiguamente o en un proceso concursal, todas las deudas se someten a la regla de la “par conditio creditorum”, es decir, que todos los créditos se presumen de la misma condición salvo las excepciones en materia de créditos privilegiados u otras. No es permisible que el deudor pague los que considere convenientes, beneficiando a algún acreedor y perjudicando a otros, de ahí que esos pagos de obligaciones sean rescindibles. Ya cuenta ese artículo con antecedentes tanto en el viejo Proyecto de Código Civil de 1851, como en el Código de Comercio de 1828. Y en el Derecho romano. Hoy en materia concursal, la idea de ese art.1292 CC se encuentra incrustada en el art.71 LC de una forma mucho más amplia.

De forma esquemática: el Real Betis -SIEMPRE los principales acreedores de los clubes de fútbol en concurso son Hacienda y la Seguridad Social- llega a un acuerdo entre 2008 y 2009 para aplazar determinadas deudas tributarias. Establece un calendario de pagos al efecto, de conformidad con la LGT. Llega con La Caixa a otro acuerdo para el establecimiento de una línea de avales que lo garanticen obviamente. Por tanto, tenemos al R.Betis, la Agencia Española de la Administración Tributaria y a la Caja de Ahorros de turno.

En junio de 2010 mucho antes de que sean exigibles las deudas -por haber sido aplazadas- el Real Betis las extingue (por 2,5 millones de euros más o menos) y en enero de 2011 solicita el concurso de acreedores. Es decir, extingue antes de que toque una deuda que vencía después de la declaración de concurso.

Los administradores concursales solicitan la rescisión en base al art.71.1 LC: Declarado el concurso, serán rescindibles los actos perjudiciales para la masa activa realizados por el deudor dentro de los dos años anteriores a la fecha de la declaración, aunque no hubiere existido intención fraudulenta.”  En este caso estamos dentro de ese plazo de 2 años, concretamente habían pasado 6 meses.

Además el Art.71.2 LC: “El perjuicio patrimonial se presume, sin admitir prueba en contrario, cuando se trate de actos de pagos u otros actos de extinción de obligaciones cuyo vencimiento fuere posterior a la declaración del concurso, excepto si contasen con garantía real”.

De la interpretación conjunta de ambos se llega a la conclusión de que el acto es rescindible, porque es un pago cuyo vencimiento lo era en fecha posterior al concurso y estaba garantizado de forma personal (aval); no real (hipoteca, por ejemplo).

La Sentencia de 1º Instancia así lo declaró, puesto que alteraba la famosa regla de la “par conditio creditorum”. La Audiencia revocó el fallo y el Tribunal Supremo vuelve al presupuesto inicial.

No sabemos -o sé- cuáles fueron las razones que aduciría el Betis, mejora de su calificación desde el punto de vista UEFA?, pero no está de más observar la aplicación de viejas reglas, y su vigencia en este caso a algo tan actual como la situación de las entidades deportivas, en este caso de uno de los clubes más populares en España.

Habrá que estar atento a la sentencia sobre la calificación de culposo o fortuito del concurso puesto que puede dar mucho juego “jurídico”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s