Nueva entrega de concursos de acreedores en el fútbol: Racing de Santander

Nueva entrega de concursos de acreedores: el Racing de Santander.

Volvemos al ataque estudiando un caso fallado recientemente por la AAPP  de Cantabria (26-2-2016) sobre el concurso de acreedores del Racing de Santander y en el que la sentencia se hace eco de otros concursos de entidades deportivas que hemos visto en la entrada anterior (concurso de acreedores de la Real Sociedad).

Este fallo de la Audiencia no es evidente definitivo, y se puede recurrir al Tribunal Supremo. He considerado oportuno detenerme en él porque tiene un gran mejunje jurídico, desde diversas cuestiones pero sobre todo centrándose en la responsabilidad de los administradores en el concurso de la sociedad. El concurso

En primer lugar, desvelamos el fallo, lo que se sustancia es si el concurso debe ser calificado como culpable o como fortuito. Tanto la administrador concursal como el Ministerio Fiscal instan la calificación como culpable del concurso, aduciendo para ello algunas conductas típicas en este caso y que a cualquier seguidor del fútbol le serán conocidas: gastos injustificados o suntuarios, administración desleal, cobro de comisiones por sociedades de intermediación de las que son titulares algún/os administradores del club, etc.

En este caso la Audiencia dice que es fortuito, a diferencia de otros como el de la Real Sociedad y que hemos visto en el post anterior. Éstas creo que son las cuestiones jurídicas más relevantes.

¿A quién afecta la calificación de concurso culpable?

El art.164.1 señala que la calificación de culpabilidad recaerá en aquellos que hayan sido administradores o apoderados generales, liquidadores de hecho o derecho que lo hubieran sido dentro del plazo de 2 años anterior a la declaración del concurso. No alude este plazo a que los actos que determinen el concurso deban haberse producido dentro de esos 2 años sino a que las personas afectadas (administradores…) hayan estado en sus cargos durante ese plazo de 2 años.

Cosa lógica porque precisamente el art.165.3 dentro de las presunciones de culpabilidad hace referencia a la falta de formulación o auditoría en el plazo de 3 años anterior a la declaración. Deben admitirse uno en consonancia con el otro.

Cosa que dice la sentencia admiten todas las Audiencias Provinciales.

Requisitos para que haya calificación del concurso como culpable en base a la cláusula general del art.164.1.

Elemento subjetivo: dolo o culpa grave.

Elemento objetivo: la insolvencia.

Nexo causal: relación de causalidad entre el hecho doloso o culposo y la generación o agravación de insolvencia.

Llama la atención en este sentido la recreación que hace el juzgador de las distintas tesis sobre la relación de causalidad, con citas abundantes de Díez Picazo y Bervitz.

No cabe subsunción de conductas en el tipo de “salida fraudulenta” del art.164.2.5º.

Se rechaza la inclusión de conductas genéricas, sin prueba en la salida fraudulenta de bienes, es necesario probar la “scientia fraudis” cosa que no hacen ni la administración concursal ni el Ministerio Fiscal y se rechaza.

En el caso concreto unas cantidades desorbitadas por una Escuela de Futbol a construir en Brasil que la administración niega que totalmente puesto que ni se construyó ni existen acuerdos comerciales al respecto, etc. No obstante la AAPP dice que basta para acreditar la relación la compra de derechos federativos de 2 jugadores, aunque reconoce que se hace a un precio desorbitado, puesto que ni siquiera eran jugadores profesionales.

Mi opinión es que en este caso la AAPP es muy permisiva en este sentido, algunas conductas que se detallan y se dan por probadas son verdaderas cacicadas en el sentido más literal del término, y no parece que más tiene que hacer la administración concursal para que se acredite esa “scientia fraudis”.

Referencia a las comisiones de intermediación en los fichajes.

Hace referencia la sentencia a dos compras del Racing -Mohammed Tchité al Anderlecht de Bélgica y Smoralek al Borussia Dortmund- y dos ventas -Zigic al Valencia y Canales al Real Madrid. No deja de ser curioso que las dos compras que fueron horribles representan la misma cantidad de dinero que las dos ventas. A los lectores futboleros estos nombres les sonarán.

La administración concursal saca a relucir las excesivas comisiones que se firmaban algunas agencias por actividades que no se habían hecho de intermediación, o que no constaban ni en contratos ni hojas de encargo.

Lo importante desde el punto de vista jurídico es que la Audiencia aunque reconoce los precios elevadísimos por gestiones que en muchos casos no requerían un gran esfuerzo ni laboral ni logístico ni de otro tipo señala que no representan un gran porcentaje sobre el precio total y lo más importante, que no se prueba qué nexo causal hubo entre esto y la generación de la insolvencia. Téngase en cuenta que las comisiones no representan ni 2 millones de euros siendo la masa pasiva de 50 millones. Bien parece que los administradores concursales quisieron hacer aquí algo de “demagogia futbolera”, en vez de centrarse en las cuestiones jurídicas que podían sustentar esa agravación de la insolvenica.

Conclusión: No confudir responsabilidades.

Además de señalar los requisitos para que se acredite el carácter culpable del concurso en base al art.164.1, y recordar la importancia de acreditar el nexo causal o la “scientia fraudis” en su caso también podemos sacar como conclusión y así se dice repetidamente es que no hay que confundir la responsabilidad de los administradores en base a los art.226 ss LSC por administración desleal, no diligente, etc, de la que se deriva de una calificación culpable del concurso donde sólo se tienen en cuenta los hechos que agravan la insolvencia.

Una cosa es responsabilidad societaria, o bien penal, o bien civil por responsabilidad extracontractual que la que se establece a efectos de concurso.

Anuncios

2 thoughts on “Nueva entrega de concursos de acreedores en el fútbol: Racing de Santander

  1. Totalmente de acuerdo en cuanto al fondo. Pero por favor, no es Audiencia Provincial de Santander, sino de Cantabria (hace ya 33 años del nacimiento de esa Comunidad Autónoma y sigue diciéndose mal).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s