Un contrato de creación de web es de resultados y el de posicionamiento SEO de medios.

Es lo que se deduce de una Sentencia AAPP Madrid 2-12-2015 Contratos Web) que resuelve un recurso en el que se discute el incumplimiento de contratos de creación, mantenimiento de webs así como de posicionamiento SEO.

En 1º Instancia la demandante obtuvo la estimación -parcial- de sus pretensiones y ahora siendo recurrida vuelve a obtener un fallo favorable.

Dos empresas litigan en torno a diversos contratos, tanto de creación de un web como de mantenimiento y posicionamiento SEO de la misma siendo la demandante la que realizó los encargos y siendo una entrega dedicada al comercio online, -en este caso comercializaba imanes-, teniendo cierto interés el supuesto en cuanto a la calificación jurídica que se realizan de estos contratos. De esta calificación dependerá las acciones de incumplimiento que se pean otorgar.

Contrato de creación y mantenimiento de una web: obra.

Dice el juzgador que los contratos de creación de una web y de mantenimiento de las mismas es un contrato de obra, que va a obligar en cuanto a los resultados y que así, no cumplidos se pueden instar la acción de incumplimiento total, y no cumplimiento meramente defectuoso. Por eso en este caso no se puede estimar la pretensión de la demandada (que había reconvenido) de que sólo se puede interponer la excepción “non rite adimppleti contractus” (de contrato cumplido en parte) sino que procede estimar la “non adimpleti contractus” (de contrato incumplido en sí). Además, es que discutir esto carece de sentido porque debía haberse aducido en la 1º instancia, cosa que no se hizo por la demandada.

Ciudad3

No es que no existiera la página web, la web se creó, pero como argumenta la demandante -que incorpora un acta notarial- era imposible realizar las compras desde la misma por un usuario normal o medio, es decir que no era aptar para el uso que debía incorporar y al ser una obligación de resultados el contrato estaba incumplido totalmente. Hay que tener en cuenta que una vez recogida el acta notarial y ante la inminente demanda, la parte demandada se apresuró a “recolocar” o “reorganizar” el contenido de la web para mostrar que sí había sido realizada y que funcionaba correctamente. Pero “Obviamente la resolución por incumplimiento, en los contratos de tracto sucesivo, se refiere a un determinado momento del desarrollo de la relación contractual, y a ese momento es al que ha de referirse el juicio sobre si tal resolución está bien o mal hecha, sin que importe por tanto lo acontecido con posterioridad como no sea que se trate de actos directa y exclusivamente imputables a la parte que resolvió, lo que no ocurre en este caso.”

Llama la atención el concepto de “usuario normal” es decir, sin grandes conocimientos tecnológicos como baremo en este tipo de contratos a la hora de analizar su cumplimiento o no.

Contrato sobre posicionamiento SEO: servicios.

No obstante, se viene a calificar el contrato por el que la demandada se obligaba a realizar las actividades de posicionamiento SEO como un contrato de servicios, viniendo obligada la demandada a realizar todas las actividades tendentes a ese fin, adquiriendo por ello una obligación de medios, no de resultados, sin que pueda achacarse en este un verdadero incumplimiento total.

Esto tiene sus consecuencias a la hora de determinar la indemnización, que en el caso del contrato de creación y mantenimiento de la web será el que corresponda al total, mientras que en el de posicionamiento SEO será rebajada puesto que hay un cumplimiento, aunque defectuoso.

Al ser por tanto esta relación entre demandante y demandada un contrato mixto -parte de obra, parte de servicios- (aunque prima más la obra) como vemos, no puede estimarse dicha excepción de contrato cumplido en parte. También se puede mencionar que las partes únicamente habían calificado el contrato como de servicios, y el juzgado con acierto hace uso del viejo aforismo “las cosas son lo que son y no lo que las partes dicen que son”.

También vuelve a repetir cuál es la diferencia a la hora de optar por el incumplimiento total o el cumplimiento defectuoso, que no es otro que la “frustración del interés legítimo de la parte”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s