Sobre principio de disuasión y proporcionalidad en las multas de la CNMC

Principio de disuasión y proporcionalidad multas CNMC.

Interesante Resolución (Grifols&Novartis 16-10-2015) porque abarca distintos aspectos en relación con las concentraciones económicas, y además cuenta con el voto discrepante de dos consejeros, sobre todo relacionando el principio de proporcionalidad y de disuasión.

El 9 de enero de 2014 se produce la concentración entre Grifols y Novartis International A.G. Ya en febrero del mismo año se había tramitado Información Reservada por la CNMC para comprobar si dicha concentración económica estaba sujeta al régimen de notificación preceptiva que señala la Ley de Defensa de la Competencia. Pero con posterioridad a la concentración, tras constatar el regulador que sí lo estaba, abre el expediente sancionador. El ámbito de aplicación se recoge en el art.8. y en concreto se analiza si era de aplicación el párrafo a): «Quedan exentas del procedimiento de control todas aquéllas concentraciones económicas en las que […] el volumen de negocios global en España de la sociedad adquirida o de los activos adquiridos en el último ejercicio contable no supere la cantidad de 10 millones de euros siempre y cuando las partícipes no tengan una cuota individual o conjunta igual o superior al 50 por ciento en cualquiera de los mercados afectados, en el ámbito nacional o en un mercado geográfico definido dentro del mismo.»

Grifols basaba parte de sus alegaciones en que no se superaba ese 50% y por tanto debía darse la exención. Pero precisamente, dice la CNMC, es Grifols la que en los documentos enviados (de forma tardía) sí señala que se supera dicho margen, aunque por muy poco.

Tras analizar que concurren tanto el tipo objetivo como subjetivo –a tal fin, reitera que son de aplicación al Derecho administrativo sancionador los principios del Derecho Penal y por tanto no cabe una responsabilidad objetiva– impone una multa que es de algo más de 100.000 euros (0.05% volumen de negocios de Grifols para dicho año).

Pero lo interesante viene con el voto discrepante de D. Benigno Valdés Díaz puesto que señala en un caso similar la solución fue distinta en cuanto a la aplicación del principio de proporcionalidad al imponer la multa. Señala que en ambos casos se daban las siguientes características:

  1. Había obligación de notificar pero no se hizo.
  2. La situación de irregularidad se mantuvo por un tiempo parecido.
  3. No hubo perjuicio concreto para consumidores y operadores económicos ni obtención de beneficio ilícito por lo que debía tenerse muy cuenta el principio de proporcionalidad.
  4. Y además ambas compañías sí habían notificado operaciones anteriores.

En un caso similar como digo, la multa fue de 5.065€ sobre un volumen de negocios de 5.065.000.000€ de ESSILOR y en este, de 106.000€ para un volumen de casi 213.000.000€. Una diferencia del 500% como se señala. Y, como se dice en el voto particular:

“Esto deja una única posibilidad: que la mayoría de la SALA haya operado con un nuevo entendimiento del principio de disuasión. Ahora bien, aunque la citada Ley no explicita con qué limitaciones opera ese principio, la jurisprudencia del Tribunal Supremo (por todas, STS de 29 de enero de 2015,) lo ha acotado bastante:

« […] se ha hecho referencia a la finalidad disuasoria de las multas en materia de defensa de la competencia […] Pero tal carácter ni es exclusivo de este sector del ordenamiento ni puede constituirse en el punto de referencia prevalente para el cálculo […] desplazando al principio de proporcionalidad» (Fundamento de Derecho NOVENO, pág. 23).

«Aunque ello dependerá ya del legislador […], un sistema general de multas que pretenda establecer un nivel de disuasión adecuado quizá debería implicar no sólo la ausencia de aquellos beneficios sino un plus […] En todo caso, corresponde a la ley –y no a quien la ejecuta o la interpreta– establecer los […] límites que el legislador considere oportuno para cumplir la finalidad disuasoria de las sanciones en esta área del ordenamiento jurídico» (Fundamento de Derecho NOVENO, pág. 24).”

Recordemos que la STS de 29 de febrero de 2015 dejaba sin efecto la Comunicación de 6 de febrero de 2009 de la CNC sobre cuantificación de multas y entre otras admitía el criterio del 10% de ventas para multas de cartel. En el blog del Catedrático Jesús Alfaro (referente en temas mercantiles) se aborda este tema más ampliamente: (aquí).

¿En este tipo de Resoluciones -como señala el voto discreptante- pretenden los reguladores corregir las “insuficiencias” de la ley en la imposición de multas optando por una aplicación rigurosa del principio de disuasión en contra del de proporcionalidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s